fbpx
LGQ INTERIORISMO

Artículos y noticias

Adaptar un baño para discapacitados o personas mayores

El acondicionamiento y adaptación de baños y aseos para personas con discapacidad o personas mayores es muy importante, de ello depende la comodidad,  autosuficiencia y seguridad en su día a día. Los actuales diseños de baños no están preparados para ser utilizados por personas con dificultades de  movimiento, y aunque hoy día, los platos de ducha están ganando terreno a las bañeras y son mucho más accesibles para cualquier persona, no están adaptados para personas discapacitadas y personas mayores, por lo que es necesario reformar o acondicionar el baño para que sea más accesible  y seguro.

Para adaptar nuestro baño hay que tener en cuenta varios detalles para facilitar la movilidad y seguridad dentro del mismo y del uso de todos los elementos. Las necesidades pueden ser distintas, dependiendo de las necesidades individuales de cada persona. Como ejemplo, es posible que con cambiar una bañera por un plato de ducha sea suficiente, o bien sea necesario añadir puntos de apoyo en las paredes de la ducha.

Tanto el acceso al cuarto de baño como el poder desenvolverse sin problemas y de la mejor manera posible será parte fundamental del acondicionamiento, por ello, deberemos eliminar los elementos o barreras arquitectónicas, si las hay, con el fin de disponer de un espacio más amplio y accesible. Si las personas que vayan a utilizar el cuarto de baño utilizan silla de ruedas, debería ampliarse la entrada y colocar una puerta corredera, para poder tener un acceso más cómodo hasta el inodoro o la ducha. De no ser posible instalar una puerta corredera, nuestro consejo es que la puerta se abra hacia afuera, de este modo podremos aprovechar al máximo el espacio del cuarto de baño y evitaremos que la puerta entorpezca el camino.

Cambia la bañera por un plato de ducha

Si queremos adaptar un baño para personas discapacitadas o personas mayores, este será uno de los cambios más importantes. Son convenientes algunos aspectos a tomar en cuenta antes de mirar un plato de ducha:

  • Conviene que el plato de ducha esté al mismo nivel que el suelo, así no habrá peldaños donde poder tropezar.
  • El plato de ducha, en este caso, debería estar ligeramente inclinado hacia el desagüe, para que no salga agua fuera de la ducha.
  • Una mampara corrediza para evitar que salga el agua y a su vez facilitar la apertura y cierre.
  • Un asiento fijo plegable, para poder plegarlo en caso de que no sea necesario.

Hoy día, para las duchas, existen secadoras que se pueden incorporar en las paredes de la ducha y que emiten aire caliente para el secado.

Inodoros

Para facilitar su uso, podemos contar con varios accesorios de fácil instalación:

  • Alzador para evitar sobrecargas en las rodillas y caderas.
  • Barra de apoyo en la pared, junto al inodoro para facilitar su uso.
  • Posibilidad de inodoros más altos para personas con movilidad reducida.

También existe la posibilidad de instalar en el inodoro una ducha higiénica, pensada para personas con movilidad reducida.

Paredes y suelos

Deben instalarse barras de apoyo antideslizantes en sitios clave para aquellas personas que necesiten sujetarse. Aunque dependerá en gran parte de las necesidades de cada persona y se pueden instalar barras donde se pueda necesitar un punto de apoyo, será necesario instalarse en la ducha.

Para aquellas personas que usen sillas de ruedas es conveniente que el suelo del cuarto de baño esté a nivel del resto  de la casa, de no ser así, podemos instalar rampas para facilitar el acceso al mismo. El suelo, deberá ser antideslizante y rugoso para evitar resbalones y caídas.

Otro elementos útiles

  • Alfombras antideslizantes o absorbentes en la ducha.
  • Posibilidad de toalleros, barras de sujeción o muebles a alturas inferiores.
  • Grifos de palanca o monomando para facilitar su uso.
  • Dispensadores de champú o gel.
  • Esponjas de mango largo.
  • Sistemas de iluminación automáticos.

Estas medidas y consejos, mejorarán el bienestar de aquellas personas que vayan a utilizar el cuarto de baño, evitando accidentes o lesiones innecesarios. Adaptar el cuarto de baño para personas con discapacidad o para personas mayores es una reforma que requiere de profesionales con experiencia, en LGQ Interiorismo podemos asesorarte en todo aquello  que necesites, contacta con nosotros y te ayudaremos.